Pueblo Peronista

Foro Básico de Unidad
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Foro
Compañeros

Comparte | 
 

 La oposición y el culto al fracaso nacional - Por Jorge Devincenzi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Daniel Aranda
Admin


Cantidad de envíos : 127
Edad : 60
Localización : Buenos Aires
Fecha de inscripción : 11/09/2008

MensajeTema: La oposición y el culto al fracaso nacional - Por Jorge Devincenzi   Sáb Feb 21, 2009 8:50 pm

La oposición y el culto al fracaso nacional


Por Jorge Devincenzi


Mientras el gobierno –con todos sus altibajos– intenta un cambio de época que deberá ratificarse en octubre, algunos apuestan al truco de los ‘90: demostrar que con el folklore peronista es posible imponer una política antiperonista.

Mientras cada país se concentra en resolver sus problemas fronteras adentro y el pensamiento dominante alerta sobre los peligros que eso conlleva, Argentina hace lo propio con limitaciones estructurales e históricas pero en un escenario favorable para sus propios intereses. Asisitimos, acaso sin entenderlo del todo, a un cambio de época respecto del viejo modelo vulnerable y subordinado.

No está mal protegerse, está bien, del mismo modo que uno protege a su familia y a sus amigos. Es posible vivir con lo nuestro (la frase –con un plan económico y una visión de país por detrás– acuñada hace décadas por Aldo Ferrer y ahora reflotada por el ex presidente Kirchner) para defenderse de un contexto mundial muy inestable, donde la globalización impone algunas condiciones.

Si las multinacionales automotrices deciden despedir trabajadores, y lo harán, será de las plantas de Córdoba y San Pablo antes que de la de Detroit. Se prepara una gran maniobra: el miedo a perder el trabajo, vuelta de tuerca de la flexibilización laboral que convenció en los ‘90, y según la cual para alentar el consumo, el costo políticamente correcto del trabajo debía acercarse a cero. Ahora la amenaza son los 50 millones de nuevos desocupados que anuncia la OIT, como hace 5 años eran los 500 millones de muertos que provocaría inevitablemente la gripe aviar.

La Bolsa de New York aplaudió la decisión de Pfizer de despedir a 20.000 trabajadores e invertir 68.000 millones de dólares en su fusión con los laboratorios Wyeth.
Un gobierno mejor que la sociedad a la que sirve

En ese marco feroz, la Argentina vive presa de una contradicción: el gobierno –con todos sus altibajos, que en esta hora habrá que tomar como beneficio de inventario– intenta un cambio de época que deberá ratificarse el próximo octubre por el modo en que se concatenaron los acontecimientos (de un escenario mundial favorable a otro caótico y en picada), pero hay sectores sociales, esos a los que la visibilidad mediática ha universalizado, que parecen no comprenderlo así y siguen embobados, incluso argumentando lo contrario, con los vidrios de colores del Primer Mundo, el avión por la estratósfera, el dólar barato, el deme dos y todas las lacras que llevaron al país a su casi volatilización. Buzzi, por ejemplo, habla el idioma progresista y actúa en el de la Sociedad Rural.

Es una etapa difícil en todo sentido. Por eso, los contendientes juegan un truco de final por el momento imprevisible.

Es ilusorio creer que el país pueda resistir inmune a la adversidad mientras a su alrededor el mundo se sacude, pero lo cierto es que –maniobrando con tino frente a una crisis mundial desbordada– el gobierno nacional mantiene la iniciativa ocupando el centro de la escena mientras la oposición se concentra en hipnotizar serpientes y hacer números circenses.
La hora de los facciosos

Entre los últimos conocidos, tuvo mucha prensa el rejunte de los cajetillas light Francisco, Felipe y Mauricio con el aval de Duhalde. Unos días antes habían festejado en Mar del Plata con la bendición del ex-bañero y la presencia espeluznante de Barrionuevo y el Adolfo puntano, entre otros no menos ricos y famosos. Como se sabe, corrió el champán pero faltó la pizza, acaso por su elevado colesterol.

Los ‘90 demostraron que con el folklore peronista es posible imponer una política antiperonista, y emplear el bien para hacer el mal. Los tres van por lo mismo.

El objetivo es claro pero limitado: un golpe de mano sobre la estratégica provincia de Buenos Aires. Aún contando con los muchos millones de financiación que se van a invertir en la aventura, y si es que de veras se ponen de acuerdo, a los cajetillas les va a resultar difícil ganarle a Kirchner si este decide presentarse en ese distrito.

Un buen resultado en Buenos Aires va a ser decisivo con una Córdoba hostil al kirchnerismo (Schiaretti pide liquidar las retenciones, pero eso se decide en otro lado) y un distrito como Santa Fe en el que Reutemann y Rossi ya no pueden ir juntos, al menos en las elecciones desdobladas.

El jefe del bloque de diputados ha hecho un muy buen papel en cuestiones estratégicas como la discusión de la resolución 125, la estatización de Aerolíneas Argentinas y la recuperación de los fondos previsionales. En el senado, las cosas no fueron tan bien: Pichetto no es Rossi. Con el Lole se duplica el escenario que tuvo alguna vez a Lavagna como protagonista: ¿es un nuevo adversario de los K o una operación K en el campo del adversario?
Todos contra los K

Binner, Carrió y López Murphy pretenden reeditar la historia de una Alianza en la que Cobos jugaría el mismo papel que De la Rúa. Candidatos impasibles sobran: el propio Reutemann les aportaría la famosa “pata” si se cumple la hipótesis lanzada con insitencia por el Grupo Clarín: todos contra los K, como una especie de nueva Unión Democrática donde la opción de máxima es el apoyo de Duhalde y del “campo” con Biolcati. Por eso la movida del criador de lechones y soja.

Como si este bipartidismo rengo no fuera suficiente, abundan las declaraciones catastróficas para afirmarse en un sector de la oferta. Lozano acusó al gobierno de representar la “derecha”, pero la derecha, la amplia derecha, afirma que, de acceder al poder, haría todo lo contrario de sus eventuales representantes de hoy según Lozano: eso algo debe significar si no somos tontos.

Lo contrario es hoy el no-país.

Un sector piquetero se alejó del gobierno, al que se había acercado por eso denominado “entrismo”, protestando como un chico caprichoso. Mas allá de las buenas intenciones y meritorios objetivos de ese sector, lo cierto es que, dentro del gobierno, no parecen haber hecho mucho para cambiar la realidad excepto quizás la de sus propias organizaciones. Priorizar al propio grupo sobre la Nación es la lógica del enemigo, no importa cuál sea el discurso. Pero si aún no fuera así, habría que preguntarse cuál es la organización popular real que podría soportar esta embestida combinada de la derecha, lo cual lleva a preguntarse sobre el PJ.

Lozano es brillante en sus análisis económicos, pero cuando hubo una votación decisiva a favor de cierta distribución de la riqueza, y teniendo la perspicacia suficiente como para entender que allí se jugaba un falta envido, se puso del otro lado.

Los piqueteros enojados se han acercado al intendente Sabatella, pero en ese sector progresista hay una pequeña hoguera de vanidades: está De Gennaro con una parte de la CTA. Ahora no es el momento de inventar un kirchnerismo crítico, y De Gennaro debe aclarar si su identidad política está allí o en el alternativismo.

Venimos de un descalabro general, el de las retenciones, que puso de manifiesto las limitaciones del dispositivo con que se cuenta para marchar hacia un país normal, con tensiones pero normal, cuando fuertes sectores de la sociedad hacen de contrapeso, ensordecidos por los cantos de sirenas, desde la fantasía consumista del shopping a las nuevas luchas posmodernas, pero en cualquier caso para que nada cambie.

Cuando parecía que Cristina se estaba desdibujando en una retirada, la crisis financiera internacional fue la oportunidad de colocarla nuevamente en el centro. Y, como se venía anticipando, habrá una suerte de pacto social: la cuestión es quién lo integra.
El pejota

El inevitable recueste de Néstor sobre el PJ fue tomado con desconfianza. En realidad, como mejor lo define Ricardo Rouvier, el PJ es “la forma institucionalizada de la política en su expresión de mayor relieve; y al mismo tiempo congelada, de todo el país, constituyéndose prácticamente en un subsistema dentro del sistema político”.

Algo sucede para que el conjunto de nuestra vulgar clase política piense resignada que fuera del PJ nadie puede gobernar, de modo que toda la derecha, habiendo sacado una lección de los ‘90 además de su tajada, siempre buscó contar con esa “pata”.

Tiene hegemonía en todo el territorio, capacidad para sucederse a sí mismo, para convertir en interna una elección nacional, y también es el único que despierta esperanzas a un amplio sector de la población por su anclaje con un pasado en el que “la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación” parecían mas cerca que nunca, como pura creación.
La cuestión principal

A las distintas medidas tomadas para alentar la obra pública y el consumo de bienes durables; y para atenuar algunos efectos de una sequía provocada por un sol implacable operado desde Olivos para vengarse de los chacareros, se ha sumado en los últimos días de enero un canje de préstamos garantizados con un nuevo título a 5 años que coloca bien al país frente a los cimbronazos financieros. Tal como se anunció, fue refinanciada toda la deuda, gran parte de la cual había sido contraída por Cavallo (“megacanje”) durante la época de la Alianza UCR-Frepaso con la garantía de la recaudación tributaria, un recurso habitual en países ocupados por tropas enemigas tras una guerra de conquista.

Por eso siempre conviene tener memoria.

No es preciso acudir a ejemplos distantes, perdidos entre tanta información sin centro. El estallido del 2001 que se llevó a la Alianza en helicóptero anticipó este colapso global, porque lo que está en cuestión es la propia capacidad del capitalismo financiero para conducir el sistema económico. A medida que pasan los días es cada vez mas evidente que la discusión de fondo es quién pagará la fiesta, y es inevitable, eso sí se sentirá en Argentina. Pero hasta el momento, el gobierno está haciendo todo lo que se puede y conoce como para no perder el control de la situación. Recordando Wag the dog, la película dirigida por Barry Levinson, no es aconsejable cambiar de caballo a mitad del río.

Si cada uno tomara nota de los ministros de economía designados en los últimos 60 o 70 años junto con sus antecedentes laborales invariablemente ligados a los grupos económicos multinacionales, advertiría que por primera vez en décadas ha habido cambios favorables dentro del poder, un poder que ya no es tan ancho y sobre todo ajeno para quienes creemos que la tarea principal de los argentinos es pasar del estado neocolonial al de Nación.

Del otro lado de la zanja de Alsina señorea "la vieja sociedad capitalista, agraria, dependiente y moldeada al servicio de la oligarquía”.

Claro que esa vieja sociedad ahora es más compleja, porque la revolución verde y la tecnificación de las prácticas de saqueo de materias primas han cambiado no solo las condiciones de apropiación de la renta de la tierra sino a los sectores sociales que abarca, y hasta ha degradado el medio ambiente y el suelo. Pero la cuestión sigue siendo la misma. Lo explicó magistralmente Norberto Galasso en una nota titulada Los aliados posibles y el enemigo principal, y a ella nos remitimos.

Primeros nos juntamos para dar la batalla, luego discutimos. Pero lo primero es lo primero.
“Buenos Aires, Buenos Aires…”

Al parecer, esas fueron las últimas palabras de José Hernández, parábola de los federales del interior vencidos por el país chico de Mitre y Sarmiento a los que el autor del Martín Fierro había combatido. Como casi siempre desde entonces, esta ciudad sigue viviendo a espaldas del país.

La prensa informa que Alberto Fernández fue convocado a Olivos para salvar los restos del naufragio. Todo depende de encuestas e imagen mediática, pero lo cierto es que no hay por el momento un “candidato”. La incertidumbre genera preguntas sin respuesta: si Telerman le dijo que no al kirchnerismo aliándose con De Narváez, ¿se animará a sentarse junto a Macri, o por el contrario, terminará explicando que su portazo fue sólo un chiste francés? ¿Y si el candidato fuera el propio Fernández?

Será cuestión de perder sí o sí: el asunto es por cuánto. La elección de octubre (sobre todo en el electorado de la ciudad, que presume de informado y de muchas otras cosas) se parecerá más a un termómetro sobre la era K que a una elección sobre baches y parquímetros. Macri contrató encuestadoras interesadas en sondear si la gente recuerda algo de la obra realizada, aunque sin explicar que se pusieron baldosas reduciendo el presupuesto educativo. Y que ya hay un abismo entre las promesas del marketing ecuatoriano y el presente. Todo lo que iba a estar bueno, está peor.

La deslucida gestión PRO, que ya ha mostrado su cara mercantil, le augura al empresario un resultado muy distinto al 60% que creyó tener cautivo. Pero este último término está etimológicamente mal empleado: no habla de prisioneros sino de víctimas de la maldad. Por eso, Mauricio todavía duda entre desdoblar o no, adelantar a su dama mediante el marketing de la compasión o entrar dentro de la patota, como lo aprendió en la cancha.

Puede que en la ciudad el kirchnerismo pierda, pero la ramplonería de los candidatos opositores hará mas dulce la derrota.

_________________
Hasta la victoria siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://algunosprecios.blogspot.com/
 
La oposición y el culto al fracaso nacional - Por Jorge Devincenzi
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA OPOSICIÓN AL GOBIERNO. Por Hugo Presman.
» FRACASO ELECTORAL EN CATALUÑA
» ADMITIENDO SU FRACASO ANTE GOOGLE Y FACEBOOK. Yahoo despidió a su primera ejecutiva.
» El intendente de Chivilcoy "atendió" a la oposición
» La revolucion es un fracaso

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Pueblo Peronista :: Imposible dejar de saber...-
Cambiar a: